11 de abril de 2009

Seres mitológicos se reúnen en aquelarre en Feria del Paseo Bosetti



Claubochis en Feria del Paseo Bosetti (Curupisa detrás de la lente).
El aquelarre es allí, los jueves, viernes y sábados.

(lamento decirte Abrujandra que no hay más lugar para arrojar carteras por ciertos dientudos)

9 de abril de 2009

Lapidar



Apedrear es su otro nombre. Miles de hombres y mujeres han perecido aplastados bajo la lluvia de cascotazos, llegando como vendaval sobre su humanidad.

Lapidar no es sólo un arrojar la piedra y esconder la mano. En la lapidación no hace falta esconder la mano porque no hay sólo una mano, ni sólo un par de manos. Una enorme multiplicidad fraterna de manos se alzan para aventar el objeto contundente. Una precaria forma de fusilamiento.

Existe, como vemos, algo avieso en la lapidación (en el lapidario), pues siempre cabe al ejecutor, para salir indemne, libre de la culpa, la excusa de que todos los demás lo estaban haciendo.

Siempre precede justamente a la lapidación un justo juicio, con justas pruebas, un justo alegato y una justa condena.

El condenado recibe su castigo no tanto en la muerte por lapidación precisamente, sino en la exposición en la plaza pública, ante el ojo condenatorio de la audiencia, que espera con lascivia el momento de arrojar el bulto sobre el cuerpo del deseo –en esto, la lapidación es análoga al espectáculo pornográfico. Así, el castigo se halla en un punto equidistante entre la vergüenza y la expectación del golpe inminente…

Muchas mujeres siguen muriendo aún por este método en algunos lugares del mundo, por motivos que, desde nuestra burbuja fofa, nos parecerían irrisorios. Y algunos nos escandalizamos ante el espectáculo (a que asistimos, de buen grado a veces) de la barbarie y de lo primitivo. Y de sólo imaginar lo que puede pasar por esas mentes, en ese preciso instante suspendido entre el esperar y el efectivamente recibir la pedrada, me invade la náusea.

Sin embargo, existen modos más simbólicos de lapidación. Todo artista sabe del peso de la crítica lapidaria. Todo profesor sabe el rostro del alumno ante la calificación lapidaria. Todos sabemos los efectos de un lapidario chisme arrojado a andar por un hijo de buen vecino. Lapidarios se lanzan rumores constantemente sobre cualquier sujeto pasible de devenir figura pública o mediática. Programas de chimento lapidarios se lanzan a descuartizar la presa, luego de darle muerte ante el ojo ávido del público. Lapidarias son, también, a veces, las palabras de quienes se erigen en juez del orbe, supremos exponentes de la buena ética, dueños de la ley y el poder de policía.

Lapidar… a veces pienso (así es, aunque a algunos esto le parezca una inverosímil actividad de mi parte), a veces suspiro, suponiéndome alejada de esa miseria humana… Luego reconsidero. Después de todo, quién soy yo para arrojar la primera piedra.

Silvia Insaurralde

3 de abril de 2009

¿Es mucho? ¿Es poco?

A según se mida, a según la vara que uno tenga para medir. Me refiero a la ausencia escrita. Sí, anduve muy egocéntrica pero, a no desesperar, el último sueño acabó de tirarme del pedestal.
Lo último que leí anoche me hizo acordar a mi amiga.

XAUDADES

Kalígula obrero. Xíxifo millonario.
Achikoria: no me esperaste enano.

Aunke todo tiene su lado. Melhor pra bois
ke nunca llegarás ni a oler
la porkería marabi-bi-liosa que hemos shidu.

Mentiste gorila: se akavaron las preguntas. Opá la pleito.
Me akurrukaré en el fondo de tu kachuchón rosadito.
A-ver-xi...

¿Kríkiti-kríkiti mejor que flékiti-flékiti?
Ni alicia. Ni samsa. Ni homero.

Jorge Kanese-Venenos(para mí)

Y me quedé acurrucada mientras olía a mi amiga, el penetrante aroma que viene cuando está pintando sus uñas. Hay días en que la extraño más y hoy, es uno de esos días.
Tejo, pero nada concreto, todo queda por la mitad.