27 de febrero de 2013

Historia de una muñeca y su nena


Había una vez una muñeca, llamada Sukimuki *, 
Once upon a time, there was a princess called Sukimuki, *


que tenía una amiga, llamada Tuki.
who had a friend called by the name of Tuki.


Sukimuki y Tuki se conocieron, se abrazaron y salieron a revolotear por el jardín, sin necesidad de esperar que ningún Príncipe Kinoto las viniera a emancipar.
Sukimuki and Tuki met, hugged and went out to flutter by the garden, no need to expect for any Prince Kinoto to come and emancipate them.






*Como esa princesa educada para estar sentada, sin hacer nada.
*Just like that princess that was educated to stay seated, doing nothing.

20 de febrero de 2013

Virtus et flos

Es increíble lo que puede una aprender de las viejas revistas de tejido de décadas atrás. Y no hablo sólo de puntos y de instrucciones para realizar labores diversas. Pensemos, por ejemplo, en los avisos publicitarios que acompañan a las explicaciones, que desbordan de pistas sobre quiénes presuponen como lectoras de este mundillo femenino tejeril.

Esto aparece en la contraportada de una revista Labores, del año 1974, que me quedó de un pilón de revistas que encontró mi madre, hace muchos años, entre un montón de basura, y que terminó en manos de una tía.

Veamos la ilustración, que propone una especie de círculo, en el que se encierra este escrito:

"el estudiantil de Virtus aprobado en anatomía!
El busto, es la parte más vulnerable y frágil del cuerpo femenino, tiene su único sostén en la piel que lo recubre, por eso necesita protección desde su florecimiento más incipiente.
El gabinete de diseño de VIRTUS, complementado por anatomistas y científicos, después de múltiples pruebas de cálculo y diseño, creó ESTUDIANTIL el corpiño ideal, para el busto de la jovencita ágil, dinámica, deportiva; para que viva siempre desenvuelta, con ESTUDIANTIL, el corpiño "joven" aprobado en ANATOMÍA.
Virtus
tu 'forma' de vivir."

Mucho se puede aprender de este mensaje publicitario de los tiempos de antaño, y de lo que podemos hallar en esta "joyita", pergeñada por los "creativos" de aquel entonces, veamos una escueta enumeración.

* El corpiño -además de la señorita- va a la escuela y toma lecciones con el agraciado profesor que aparece al fondo.

* Las obviedades nunca están de más. No alcanza con entender que la estudiante ataviada con un breve uniforme de colegio de señoritas lleva debajo el corpiño estudiantil. Hay que brindar pruebas de ello, agregando una pequeña fotito al pie, para que quede claro de qué estudiantil se está hablando. (¿Toda señorita de colegio debe despojarse de sus vestiduras para aprobar anatomía con el agraciado profesor?)

* Toda señorita de colegio es ágil, dinámica, deportiva, por lo tanto, practica tenis. Nada de pelota al cesto, que jamás, jamás, será un deporte apropiado a una señorita de bien.

* El tenis, para este tipo de señorita, jamás será practicado con pelotas. Para esto están los libros de Anatomía y Fisiología y otros del mismo tipo, que la señorita tendrá a mano, para estrellarlos con agilidad contra toda superficie apropiada.

* No me quiero imaginar qué tipo de prácticas deberá realizar esta señorita, con la raqueta en mano. Especialmente, cuando la ciñe vestida solamente con su estudiantil corpiño. Y más especialmente, si en su proximidad se halla el profesor de anatomía que aparece al fondo. Y más aún, si el corpiño que sostiene en sus manos es el mismo que lleva la señorita cuando empuña la raqueta.

* No me quiero imaginar el tipo de devoción que pondrá el profesor a la enseñanza de su materia. Lo que es seguro que ese dibujo que presenta en la pizarra durante la clase-en la que, por otra parte, el corpiño entre manos, es también un recurso didáctico- le debe de haber llevado horas de dedicación y esmero, para poder retratar cabalmente a la ágil y deportiva señorita en las más exóticas posiciones.

* Las tetas florecen y las chicas son desenvueltas (¿por los profesores de anatomía?).

* Para crear un corpiño estudiantil hace falta una legión de diseñadores, anatomistas y científicos, todos preocupados por las florecientes tetas de la señorita.

* Para crear un aviso sobre un corpiño estudiantil ¿habrá hecho falta otra legión de preocupados creativos publicitarios?

Afloran en mi mente más ideas, sugeridas por este singular aviso publicitario, pero me detiene el escalofrío que me corre por la nuca.

Si te animás, agregá en los comentarios otras posibles lecturas que para mí hayan pasado inadvertidas.

3 de febrero de 2013

Antojo de un domingo / One Sunday craving


Deseo del pasado que irrumpe
deseo   -tejer una carpetita como las manos antiguas
del pasado  -un modelo antiguo de una antigua revista
que irrumpe
el deseo
la carpetita
el pasado

Wish for the past that bursts in
wish - to crochet a doily like ancient hands
for the past - an old pattern from an old magazine
that bursts in
the craving
the doily
the past